COMPARTIR linkedin

En réunion, on évite de...

Una notificación en un smartphone, galletas que crujen bajo el diente, risas o masas bajas durante una presentación, una intervención incómoda, una postura inadecuada... El éxito de una reunión no sólo depende de las habilidades del organizador y la calidad del contenido, sino también de la implicación de los participantes. Veamos el código de mala conducta que nunca debes seguir en tu próxima reunión.

 

4199-07

Destacar la presencia de su teléfono

Es difícil prescindir del smartphone, incluso en las reuniones. Todo el mundo está esperando una llamada, un correo electrónico o un archivo importante. Pero no dejes que tu fiel compañero se convierta en el principal protagonista del seminario o la conferencia. Poner el teléfono móvil en modo silencioso cuando entres en la habitación, y asegúrate de no comprobarlo cada diez minutos. Tu obsesión podría irritar a tus compañeros y, sobre todo, al organizador.

Hacer ruido mientras se come la merienda

Lluvia de ideas, juegos de rol, talleres, Presentaciones en PowerPoint... algunas reuniones tienden a alargarse y a poner a prueba el cuerpo de los participantes. Si te das un capricho entre las pausas, procura no hacer ruido con los envoltorios y la masticación. Sé discreto y ahorra a tus compañeros, que seguro que no quieren ver cómo te machacan las galletas en la boca.

Falta de respeto al orador

Cortar a alguien durante una intervención es un reflejo involuntario y embarazoso.

Si desea hacer una pregunta sobre la estrategia de su empresa u obtener más información sobre el nuevo producto presentado, dejar hablar al orador antes de hablar. Evite estallar en carcajadas si el tema es serio y espere al siguiente descanso para contarle a su vecino el contrato que acaba de firmar o las vacaciones que está planeando.

 

Exceder los límites de lo que se dice

Cuando se interviene, permanecer neutral y medido. No permitas que tus sentimientos anulen la razónEspecialmente si critica una decisión o a un colega. No os tiréis flores perderse en discursos que sólo pretenden mostrar sus conocimientos, su espíritu de equipo o su capacidad de organización. Limítese a añadir valor a la discusión sin exagerar, y dejar que los demás saquen sus propias conclusiones.

Ser tragado por tu silla

Incluso si su dolor de espalda empeora con cada hora que pasa, permanezca en erguido en su silla. Poner las manos sobre la mesa para demostrar que estás tranquilo y concentrado. Puedes cruzar las piernas, pero evitar colocarlos en ángulo recto (un pie sobre una rodilla). Destierre los reflejos que indican cierto grado de irritación: mover las piernas como resortes, morderse las uñas, consultar el reloj, mirar al cielo, resoplar...

En réunion on évite de

Por último, un consejo si eres por naturaleza tímido y sólo buscas atención: formular mentalmente sus palabras y respirar profundamente antes de hablar. Tendrá más confianza en sí mismo y cautivará a su público.